Euro digital: a nuestro alcance en cuatro o cinco años

113

Las monedas digitales o electrónicas han vivido un crecimiento exponencial en los últimos años y aún más acentuado durante la crisis de la Covid-19. Incluso uno de los bancos centrales más importantes del mundo, el Banco Popular de China, ya permite usar el yen electrónico en la ciudad de Shenzhen. En este nuevo marco, el BCE quiera tomar la iniciativa con nuevas propuestas.

En una entrevista con el medio alemán Der Spiegel, Fabio Panetta, miembro del comité ejecutivo del BCE, afirmó que el horizonte para la implantación del euro digital sobre la que se trabaja es de unos 4 o 5 años. “La inacción no es una opción”, lanzó. Sobre el despliegue, valoró que “probar el euro digital en diferentes ciudades sería una decisión inteligente”, apuntó Panetta. Este miércoles la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha reafirmado que la entidad podría tener una moneda digital “en los próximos cuatro años”.

El euro digital poco tendrá que ver con las actuales criptomonedas como el bitcoin o ethereum. Esta nueva moneda estará sujeta a unos valores de mercado y a un control por parte del Banco Central Europeo, lo que le dará una mayor fiabilidad y menos volatilidad.

Lagarde subrayó que hay que asegurarse de que la futura moneda digital, que “no sustituiría a los billetes bancarios” en papel, sea “respetuosa con la privacidad” y que no facilite la “venta de datos” personales o “los explote”.

A principios de verano de este año, el comité ejecutivo deberá comunicar su análisis preliminar al Consejo de Gobierno, que entonces decidirá cómo proceder. A partir de entonces, y solo entonces, se iniciará el “trabajo real” del BCE, “delimitando el marco operativo y la solución técnica durante al menos 18 meses. Solo entonces el Consejo de Gobierno adoptará una decisión final y se comenzará la fase de implementación” aclaraba Panetta.

Las nuevas implementaciones podrían cambiar el negocio bancario al reducir el de la banca minorista -orientada a clientes particulares o empresas más ligadas a su red de oficinas, cajeros…- y que ha sido la intermediaria financiera clásica. Pero Panetta ha destacado que “jugarán un papel importante en la  distribución del euro digital”. “Se podría comparar al efectivo, que la gente obtiene principalmente a través de los cajeros de sus bancos”, añadió.

Lagarde ha incidido en que la futura divisa digital sería canalizada a través de los bancos. Esto no significa que el euro digital vaya a competir directamente con la banca comercial. “Queremos que los bancos sean nuestro socios, no nuestros competidores. Ofreceremos dinero seguro, no servicios financieros, que es el rol de los bancos comerciales. Sería una locura que lo hiciéramos”, planteó Panetta en la entrevista.

Pese a que los detalles no están definidos, Panetta ha indicado que el BCE podría limitar los depósitos a 3.000 euros en su sistema, para evitar corridas o pánico bancario, algo que “es mucho más que los requisitos de efectivo de la mayoría de la gente hoy en día”. En definitiva, el euro digital se erigirá como otra alternativa al efectivo, el pago con tarjetas u online, resumió el directivo. “En el futuro, tendrán otra opción digital, si quieren”, dijo sobre los ciudadanos de la eurozona.

LA VANGUARDIA (09/02/2021)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email