Clone, la mano robótica que mejor emula a la humana

95

La tecnología avanza en muchas direcciones y una de las más interesantes es las de los robots humanoides. Estos pueden ser de distintas formas y tamaños, dependiendo del uso que se le quiera dar, en el caso de hoy nos vamos a centrar en Clone una mano biomimética que imita a la perfección a una mano humana.

La biomimética es la ciencia que imita a la vida, es decir, estudia los comportamientos y tipos de movimientos de la naturaleza (entendido como las personas, plantas o animales) para replicar exactamente las acciones con el fin de que algún día se pueda sustituir a las personas por máquinas y “mejorar nuestras vidas”.

Al haber nacido con ellas no valoramos las capacidades que tienen nuestras manos, pero ha sido a la hora de replicar estos movimientos con robots cuando nos hemos dado cuenta de la complejidad de nuestra extremidad. Son muchas las empresas que trabajan cada día para conseguirlo, pero por lo que hemos podido ver Clone es una de las más avanzadas.

Esto es porque su mano tiene hasta 36 músculos artificiales neumáticos (PAM) que se caracterizan por su movilidad y flexibilidad que les da la capacidad de expandirse y contraerse según mejor les convenga. Estos músculos tienen hasta 27 grados de libertad, lo que le permite a cada dedo moverse, girar y sujetar como lo haría una persona.

Lo que permite a estos músculos expandirse o contraerse es que las manos están diseñadas con unos tubos de malla en los que se inyecta aire sin necesidad de tener una bomba de aire externa, algo que necesitan muchas de estos brazos mecánicos.

Gracias a todo ello, esta mano es mucho más versátil y es capaz de coger una pelota, un lapicero y de incluso adaptar la mano para coger objetos irregulares que requieren que cada uno de los dedos se coloque de una manera diferente a la vez que puede ajustar la presión y fuerza que ejerce en la sujeción.

Desde Clone, coronan a esta mano como la primera mano biomimética, ya que como demuestran las imágenes se comporta casi en su totalidad como una mano humana. Todavía queda un tiempo para que alcancemos un robot capaz de actuar y funcionar como una persona, pero gracias a empresas como esta, este objetivo está cada vez más cerca.

EL ECONOMISTA (17/10/2022)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email