Las empresas españolas no se adaptan al cambio de normativa en Protección de Datos

63

Un nuevo estudio echa por tierra cualquier esperanza de que la empresa española cumpla a tiempo con el GDPR, la normativa de protección de datos que entra en vigor el 25 de mayo.

 Estamos en el tiempo de descuento para la llegada del Reglamento General de Protección de Datos (apenas restan 100 días para su entrada en vigor, el 25 de mayo) y parece que el tejido empresarial sigue viviendo ajeno a esta revolucionaria normativa de privacidad. Y es que, pese a que no se pueden haber reproducido más señales de advertencia, gritos de urgencia y súplicas de la industria, los datos demuestran que las compañías españolas todavía no están preparadas para este desafío regulatorio.

El último informe que hemos conocido en ese sentido es el de la firma de análisis IDC y Microsoft, en el que se recoge como apenas el 10% de las empresas españolas está preparada para la llegada del GDPR, mientras que otro 25% tiene “planes sólidos para implementarlo”. Al resto, la inmensa mayoría de las organizaciones, ni están ni se las espera a tiempo. Estamos, de hecho, muy por debajo en el grado de adopción respecto a nuestros vecinos comunitarios, ya hablemos de Alemania (26%), Reino Unido (24%) e incluso Italia (20%).

Pese a esta conclusión claramente pesimista, el estudio refleja que la inversión de las empresas españolas para adaptar sus procesos y sistemas al GDPR se incrementará este año un 44% respecto a 2017. De todas las partidas presupuestarias, las que más van a crecer son las destinadas a la revisión y mejora de la gestión de identidades y el acceso a la información (70%), la identificación de aplicaciones que usen datos privados a los que es necesario aplicar GDPR (66%) y la comunicación interna y formación de empleados (61%).

Ello nos traslada a una pregunta casi obligada: si se está gastando dinero en el cumplimiento del GDPR, ¿por qué solo una de cada diez compañías de mediano y gran tamaño está preparada para su aplicación? Los mismos analistas contestan a esta cuestión al aludir a cuatro grandes obstáculos que frenan su adopción en la empresa española. A saber: conflictos de prioridades, falta de presupuesto, limitaciones de recursos y el sempiterno desconocimiento puro y duro de la normativa.

Estas conclusiones están en la misma línea que otras muchas investigaciones que hemos conocido en los últimos meses. Según otro estudio realizado entre los diez principales países del Viejo Continente, España se encuentra en la última posición en base a la proporción de organizaciones y empresas preparadas para asumir el GDPREl año pasado, otro informe elaborado por una firma de almacenamiento apuntaba a que 7 de cada 10 compañías europeas temían no cumplir a tiempo las exigencias de la normativa.

TICBEAT(15/02/2018)

Para visitar la noticia : ticbeat

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email