China: Úteros sintéticos controlados por IA

179

«Dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza», relata el libro del Génesis. Varios milenios después, el hombre se encuentra cada vez más cerca de crear una máquina de la que puedan salir otros hombres. En esta ocasión, la fuente es el ‘Journal of Biomedical Engineering’.

Un útero sintético para la gestión de fetos bajo supervisión de una inteligencia artificial. Esto es lo que propone un grupo de científicos chinos del Instituto de Ingeniería y Tecnología Biomédica de Suzhou, en un estudio revisado por pares y publicado en la última edición de dicha revista académica especializada, también china.

Este útero sintético, presentado como un «dispositivo de cultivo de embriones a largo plazo», está formado por un cuerpo central dividido en varias cubetas.

En su interior crecen fetos de ratón –especie animal empleada en estos experimentos– sumergidos en líquidos nutrientes. El aparato cuenta con un software que monitorea de manera constante la evolución de cada uno de ellos, adaptando variables como el nivel de dióxido de carbono y la alimentación de acuerdo a sus necesidades para proporcionar condiciones óptimas.

El sistema clasifica a los embriones de acuerdo a su estado de salud y desarrollo potencial. Ante la detección de defectos graves o cigotos inviables es capaz de alertar a un técnico o incluso proceder directamente a su eliminación en el receptáculo, según explicaba Sun Haixuan, científico que ha liderado el equipo investigador de la institución, dependiente de la Academia de Ciencias Sociales China. No se trata, en cualquier caso, de un útero artificial completo, ya que las crías de ratón no completan su desarrollo hasta llegar al nacimiento.

Su aplicación en seres humanos, sin embargo, afronta muchos obstáculos: no tanto tecnológicos como éticos y legales. La normativa internacional vigente prohíbe la experimentación en fetos humanos dos semanas después de la fecundación. Sun y sus compañeros defienden que ampliar esa frontera es importante, ya que «todavía quedan muchos misterios por resolver respecto al desarrollo fisiológico embrionario».

Esta tecnología permitiría «no solo aumentar el entendimiento del origen de la vida (…), también proporcionaría una base teórica para resolver defectos congénitos y otros problemas reproductivos», defiende el estudio. Este desarrollo también tendría consecuencias prácticas, ampliando el umbral de supervivencia para bebés prematuros que en la actualidad se fija en 22 semanas de gestación. El uso de inteligencia artificial, asimismo, contribuiría a refinar los análisis previos «para optimizar a largo plazo la tecnología de cultivo», añaden.

La investigación académica sobre gestación artificial ha sido objeto de atención creciente a lo largo de la última década, en particular en China. En 2019, investigadores del gigante asiático cultivaron un feto de mono, desde la fertilización del óvulo hasta la fase de formación de órganos, en el interior de un útero sintético. Se trata de la primera vez que un embrión de primate alcanzaba tal grado de desarrollo fuera del cuerpo materno.

Estas indagaciones resultan valiosas en un país que afronta una crisis demográfica inminente. De acuerdo a las cifras de 2021, publicadas a mediados de enero por la Oficina Nacional de Estadística, la población apenas aumentó en medio millón de individuos, su ritmo más bajo en seis décadas. Muchos expertos creen que los datos oficiales enmascaran, en realidad, un descenso que ya ha comenzado.

Las madres chinas dieron a luz a 10,62 millones de bebés el año pasado, frente a los 12 millones de 2020. Se trata de la quinta caída anual consecutiva y la cuantía más baja desde el final de la guerra civil en 1949. Esta emergencia demográfica ha llevado al Partido Comunista a revertir la política del hijo único hasta pasar a los tres, sin que medie una liberalización de los derechos reproductivos de sus ciudadanos ni el reconocimiento de los errores provocados por la ingeniería social estatal. Quizá solo sea cuestión de esperar a que los seres humanos empiecen a salir de máquinas.

ABC (15/02/2022)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email