Guardar datos que duren cientos de siglos podría ser pronto una realidad.

1131

La técnica para hacerlo realidad está siendo desarrollada por científicos de la Universidad de California en Berkeley, en un intento por mejorar la capacidad de almacenamiento de una cantidad de datos digitales en constante crecimiento. Las memorias convencionales actualmente en uso, como los discos duros y la memoria flash, tienen una vida estimada de entre 10 y 30 años.
El dispositivo construido por el equipo de la universidad, liderado por Alex Zettl, consiste en una nanopartícula de hierro encerrada dentro de un tubo hueco de carbono (Una nanopartícula es 50.000 más pequeña que el diámetro de un cabello humano). Esta nanopartícula tiene una vida estimada de mil millones de años, y para almacenar bits digitales en ella ha de aplicarse una pequeña descarga eléctrica en el tubo, lo que provoca que la partícula cambie de posición.
La diferencia radica en que estos soportes se degradan con el paso del tiempo. “Para conseguir un reemplazo de estas tecnologías el primer paso es encontrar un único bit capaz de almacenar datos por un periodo de tiempo determinado”, asegura Will Gannet, uno de los miembros del proyecto, en un artículo del rotativo The Daily Californian.

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email