La tecnología ayuda a reducir el tiempo de ingreso hospitalario

180

En los últimos dos años la sociedad ha sido testigo de una gran aceleración de las nuevas tecnologías. Precisamente, en el sector sanitario se ha evidenciado la necesidad de una mayor transformación para dar respuesta a los retos presentes y futuros.

Este acelerón ha permitido redescubrir el gran potencial y la increíble utilidad que tiene la aplicación de la tecnología al sector sanitario. No solo por la agilización de los procesos, sino porque los pacientes, independientemente de su ubicación, tienen la oportunidad de acceder a los mejores profesionales, algo especialmente sensible en las zonas rurales o que adolecen de despoblación.

Precisamente, esta fue una de las principales conclusiones del III foro empresarial Innovación Tecnológica Sociosanitaria, celebrado por elEconomista en colaboración con Econocom, Unilabs y Pharmamar: la tecnología diluye las fronteras. A este respecto, Fernando Casco, director médico de Anatomía Patológica de Unilabs, destacó que “la eliminación de fronteras en el ejercicio de la medicina es un hecho”. De este modo, por ejemplo, un especialista en Perú que necesite una segunda opinión puede acceder a cualquier profesional del mundo. La tecnología ofrece la gran ventaja de “tener a los mejores profesionales trabajando desde casa”, sostuvo Casco.

En esta misma línea, Ángel Blanco, director de Organización, Procesos y TIC en Quirón Salud, indicó que “el manejo continuo de los datos hace que seas preciso en el seguimiento y no tengas que estar atado a un lugar físico. El 70% de las consultas son innecesarias. Además, con la tecnología se reduce entre el 30% y 40% la permanencia en el hospital”.

Por tanto, además de la eliminación de fronteras física, la tecnología aplicada al sector sanitario tiene entre sus principales ventajas la reducción de los tiempos en el acceso a la atención sanitaria especializada (en general las consultas son de menor duración que las presenciales), evitar el desplazamiento de los pacientes con los consiguientes beneficios en cuanto al ahorro de tiempo y de dinero, el aumento de las consultas que se llevan a cabo o la disminución de las listas de espera. La tecnología se ha convertido en un pilar fundamental para trabajar de una manera flexible, colaborativa y segura.

Para Javier Lima, director de Econocom P&S Digital, es importante recordar que “la tecnología humaniza”. Algo que se ha hecho más que evidente en un contexto de pandemia en el que los pacientes y los familiares han podido estar conectados pese a las restricciones. Eso sí, Lima remarcó que “a día de hoy la calidez de los profesionales sanitarios no la puede replicar ningún robot”.

En este contexto, “venimos de una medicina muy de actos y evolucionamos a una medicina de procesos. La primera consulta con un especialista debería ser para iniciar un tratamiento, no para hacer pruebas”, sostuvo Blanco. A este respecto, Lima añadió que “la tecnología permite la anticipación y la previsión de enfermedades”.

EL ECONOMISTA (24/02/2022)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email