Una mano artificial que la mente puede dirigir

150

Parece que la idea de convertirnos en cyborgs no está tan lejos como pensábamos, sino que se lo digan a la mano de Luke Skywalker, porque por mucha ficción que parezca, esta prótesis robótica es real y cien por cien funcional. Recientemente investigadores de la Universidad de Minnesota han publicado un estudio en Arvix sobre la creación de una mano neuroprotésica que no solo obedece a las órdenes de los pensamientos con una precisión absoluta, sino que además es capaz de simular la sensación del tacto de la mano y hacérsela llegar al cerebro.

Los decodificadores neuronales basados en el aprendizaje profundo han surgido como el enfoque destacado para permitir un control diestro e intuitivo de las manos neuroprotésicas. Pocos estudios han materializado el uso del aprendizaje profundo en entornos clínicos debido a sus altos requisitos computacionales, sin embargo, parece que los avances recientes de los dispositivos de computación de borde brindan el potencial para aliviar este problema.

El líder del equipo de desarrollo, el doctor Ann Tuan Nguyen afirma que “esta mano robótica puede transmitir el sentido del tacto usando estimulación eléctrica por la misma interfaz nerviosa Scorpius, que tiene tanto receptores neuronales como estimuladores”.

Los investigadores utilizaron modelos de inteligencia artificial basados en las redes neuronales actuales (RNN) para leer y decodificar con precisión la intención del amputado (Shawn) de mover los dedos individuales de las actividades de los nervios periféricos. Los modelos de IA se implementan en un NVIDIA Jetson Nano como una unidad portátil e independiente. Con esta interfaz nerviosa el amputado puede controlar una mano con una destreza e intuición reales.

Por supuesto, aunque no tenga nada que ver con las primeras creaciones, esta prótesis ya representa a la tercera generación de este tipo de reemplazos de extremidades. La segunda generación ofrecía movimientos básicos utilizando electrodos superficiales que interpretaban más o menos los impulsos eléctricos del sistema nervioso periférico.

Obviamente, su funcionalidad no es comparable a la de una mano humana, pero sus ingenieros afirman que es un gran paso adelante hacia la creación de dispositivos cibernéticos que puedan reemplazar perfectamente cualquier extremidad del cuerpo humano.

Esta mano utiliza una interfaz con microelectrodos y un procesador de inteligencia artificial NVIDIA al que han llamado Scorpius. Su funcionamiento es el siguiente: una serie de microelectrodos conectados al sistema nervioso periférico recoge los impulsos eléctricos enviados por el cerebro hacia la mano amputada y los transmiten al circuito electrónico, la inteligencia artificial interpreta los impulsos eléctricos usando los datos que ya ha aprendido y provoca que cada dedo se mueva individualmente.

Pero no solo eso, la mano está equipada con sensores táctiles en las yemas de los dedos que realizan un trabajo de traducción inversa, enviando señales nerviosas a Scorpius el envío de señales para que el cerebro las interprete como el sentido del tacto.

Los resultados demuestran las capacidades del sistema de proporcionar robustez, un 95-99% de precisión a la hora de interpretar las señales y ejecutar los movimientos y control de baja latencia (50-120 ms de velocidad de reacción) de los movimientos individuales de los dedos en varios laboratorios y entornos del mundo real.

20 MINUTOS (24/04/2021)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email