Un anti-láser que cargará los dispositivos de una habitación sin cables

113

Dentro de un tiempo los cargadores y enchufes podrían ser cosa del pasado gracias a un nuevo invento llamado “anti-láser”, el primero creado en el mundo. El estudio, publicado en la revista Nature Communications, revela que esta creación es capaz de transmitir energía con una eficiencia del 99,996% a los dispositivos, sin importar cuán llena esté la habitación.

En pruebas de laboratorio realizadas en el pasado se plasma que el estado de una habitación era uno de los principales impedimentos para el funcionamiento de esta clase de creaciones, ya que en el mundo real algunos objetos impiden que la energía se mueva y otros dispositivos electrónicos también se interponen en el camino, como sucede con la señal WiFi.

El método que utilizaron estos científicos se llama “absorción perfecta coherente” (CPA) e implica que una máquina envíe energía a través de la habitación y otra la absorba. En este caso, es el anti-láser el que succiona. “En el nivel tecnológico, su implementación promete la realización de una familia de dispositivos basados ​​en ondas que realizan una absorción altamente selectiva y sintonizable de una manera eso va más allá del concepto tradicional de adaptación de impedancia”, escribieron los investigadores en su estudio.

La simetría de inversión del tiempo, situaciones en las que el tiempo podía fluir tanto hacia atrás como hacia adelante, inicialmente tenían que existir para que el anti-láser funcionara. Esta circunstancia difícil de recrear supuso un problema inicial para los investigadores.

Sin embargo, para este experimento, los científicos empujaron los fotones tan agresivamente que se perdió la simetría de inversión del tiempo y aún así, el anti-láser aún funcionaba, lo cual demuestra que el concepto de CPA va mucho más allá de su concepción inicial como un ‘láser de tiempo invertido’”, escribieron además sus investigadores en su estudio, lo que implica que su innovación anti-láser podría funcionar algún día en la vida real.

Cincuenta años después de la invención del láser, “el anti-láser ejecuta un proceso óptico fundamental que no había sido estudiado hasta ahora, funcionando a la inversa: absorbe la luz en frecuencias específicas en lugar de emitirla. El dispositivo mide cerca de un centímetro de diámetro, pero sus responsables esperan reducir su diseño a seis micras. En el futuro, debería ser capaz de absorber el 99,999% de la luz entrante.

Sus creadores explican que existen tres aplicaciones potenciales principales para este descubrimiento: la primera es la transferencia de energía inalámbrica a distancia, lo que equivaldría a despedirnos de los cargadores. Otra es un dispositivo sensor que podría detectar cambios sutiles en cualquier habitación donde los fotones estén dispersos.

La tercera vía es un sistema de mensajería que podría transferir información de forma segura a un receptor oculto; las señales enviadas a través de CPA podrían utilizar los números de sintonización en constante cambio como una especie de contraseña para cifrar los datos. Solamente el receptor o alguien que conociera el comportamiento exacto del receptor de un momento a otro podría descifrar el mensaje.

Los ordenadores de próxima generación podían abastecerse de esta tecnología, aplicable a interruptores, detectores y otros componentes. También podría orientarse la radiación electromagnética a una región de tejidos humanos opacos, extrayendo imágenes médicas o usándose con fines terapéuticos. Cualquiera de estos usos en el mundo real está todavía muy lejos, pero este experimento muestra que al menos son posibles con mayor desarrollo.

TIC BEAT (23/11/2020)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email