Amazon por delante de IBM y Microsoft en la nube

76

La expectación del mercado ante los últimos resultados de Amazon era máxima. La compañía de Jeff Bezos había avanzado que, por primera vez, daría desagregados los detalles financieros sobre su unidad Amazon Web Services (AWS), dedicada a alojar sitios web y aplicaciones de terceras empresas. Y no defraudó. Al contrario, la sorpresa fue mayúscula, pues el gigante del ecommerce, que durante los tres primeros meses del año aumentó sus ventas un 15%, hasta los 22.717 millones de dólares, y su beneficio operativo un 74%, hasta 255 millones, reveló que este negocio, que solo le genera el 6,8% de sus ventas, le reporta gran parte de sus ganancias, cubriendo las pérdidas de la compañía en otros negocios.

Amazon, que cerró el trimestre con unas pérdidas de 57 millones, como consecuencia, entre otras cosas, de sus fuertes inversiones en infraestructuras y servicios, tuvo unas pérdidas operativas de 76 millones de dólares en su unidad internacional. Por contra, las ventas de servicios en AWS subieron un 49% frente al mismo periodo de 2014, hasta 1.566 millones, y logró un beneficio operativo de 265 millones. “Amazon Web Services es un negocio de 5.000 millones de dólares y sigue creciendo”, dijo Bezos, fundador y consejero delegado de la compañía. Tras desvelar estas cifras, la acción de Amazon se disparó. El viernes, sus títulos subieron un 14,43 alcanzando su máximo histórico (superando los 445 dólares). JP Morgan subió su precio objetivo de 375 a 535 dólares por acción y valoró el negocio cloud de la firma en 66.000 millones de dólares, frente a un valor total de la multinacional de 229.000 millones (hoy su capitalización ronda los 208.000 millones).

La división de cloud computing de Amazon tiene más de un millón de clientes, incluyendo más de 600 agencias gubernamentales y empresas como Dropbox, Spotify, Netflix, Uber o Samsung. Un listón muy alto para sus rivales más directos, Microsoft, Google o IBM. que tratan de pararle los pies. Una tarea que no les resultará sencillo, más si como aseguró el responsable de esta unidad a la BBC, Amazon no descarta que con el tiempo ese negocio pueda ser más grande que el minorista de la compañía (que incluye comercio online y venta de dispositivos, entre ellos sus famosos Kindle).

Es evidente que la oferta de servicios en la nube, que pareció empezar como una apuesta lateral de Amazon, se ha convertido hoy en una parte fundamental del negocio de la compañía, y su éxito confirma la capacidad del gigante tecnológico de “reinventarse” y entrar en nichos de mercado que en principio parecían alejados de su core de negocio.

Pero, ¿cuáles son las razones del éxito de Amazon Web Services, lanzado en 2006?

Según el analista español Jaime García Cantero, la firma ha sido capaz de crear una experiencia de contratación de servicios en la nube fácil e intuitiva para el no experto, pero a la vez suficientemente amplia y configurable como para dar respuesta al cliente más técnico. Igualmente, destaca su apuesta por una estructura tremendamente plana, basada en la venta vía web –frente a otros rivales con grandes fuerzas comerciales–, que le ha permitido tener a la vez precios muy competitivos y altos márgenes.

Todo esto le ha llevado a alcanzar un volumen (tiene un 27% de cuota de mercado en el sector de las infraestructuras como servicio, frente al 10% de Microsoft y el 7% de IBM, según Synergy Research) y unas ganancias que le están permitiendo invertir en centros de datos en todo el mundo (algo que le permite cumplir con las regulaciones locales). Según la publicación financiera TheStreet.com, AWS es siete veces más grande que Microsoft Azure.

Cinco Días (24/04/2015)
http://bit.ly/1dj4OeI

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email