Ropa que vigila de nuestra salud

152

Los smartwatches ya son un aliado certificado por las autoridades sanitaria para un control saludable de los ciudadanos. Ahora, los laboratorios de I+D+i trabajan en trasladar esa tecnología inteligente a la ropa. Un trabajo de investigación que MIT lleva realizando desde hace varios meses.

Fibers@MIT del Instituto Tecnológico de Massachusetts son los más avanzados, según publican en la revista ‘Matter’. Sus hallazgos han permitido crear una serie de tejidos y fibras que permiten controlar y vigilar el estado físico de los ciudadanos. «Ningún objeto hecho por el ser humano es más omnipresente o está expuesto a datos más vitales que la ropa que todos usamos», señala Gabriel Loke, investigador de Fibers@MIT en la publicación SciTechDaily. Su trabajo está centrado en la investigación detallada del comportamiento de las fibras y los tejidos avanzados y cómo pueden mejorar la vida de los seres humanos y servir de centinelas avanzados ante posibles enfermedades o problemas de salud.

De igual modo que, primero, los smartphones y, posteriormente, los relojes inteligentes se han convertido en aliados para vigilar posibles achaques, la ropa es un agente más. «Anticipo que las fibras ingresaran en el mundo digital, con una puerta de entrada y salida, como tienen los ordenadores modernos, que representa el primero de muchos pasos hacia el logro de capacidades informáticas completas en fibras y tejidos», apunta Loke.

No obstante, para que la ropa se convierta en ese centinela queda mucha tela por cortar y en este caso por programar. Los primeros pasos están dirigidos a tejer una arquitectura que permita que las fibras se comuniquen entre sí conservando las cualidades convencionales de los tejidos. A continuación, asegura Loke, tendrán que «recopilar enormes cantidades de datos del cuerpo para alimentar a la inteligencia artificial». Además, añade, «es necesario que los sensores en las telas no tengan costuras y sean los más resistentes posible para que puedan ser usados durante tiempo prolongado».

«Imaginamos un futuro donde los tejidos computacionales se actualizarán constantemente con nuevas funciones y capacidades, de manera similar a cómo estamos actualizando el software en nuestros ordenadores», sentencia el investigador del Fibers@MIT.

HOY (13/05/2020)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email