Moto eléctrica española con IA que elude accidentes

162

Los vehículos eléctricos se han convertido en una alternativa interesante para moverse por la ciudad, y más teniendo en cuenta que ayudan a reducir la contaminación. Dentro de dicho sector, los transportes de dos ruedas son los más populares en España, que ahora cuenta con una moto eléctrica inteligente que se conecta al móvil.

OX Motorcycles, una start-up madrileña, ha creado la OX One, una moto eléctrica de estilo clásico pero cuyo estilo icónico que se puede conectar a un teléfono móvil para ver todos sus detalles. ¿El motivo? ayudar a los usuarios a mejorar su conducción y a prevenir accidentes.

Lo hace gracias a Elisa, un software que actualmente está en versión beta, este vehículo eléctrico integra funcionalidades de inteligencia artificial y se puede conectar con cualquier teléfono mediante Bluetooth, reflejando información personalizada del vehículo y del trayecto en todo momento.

“Todas nuestras motos llevan incorporadas Elisa. Un software que se compone de una centralita que lleva la moto conectada a la red mediante una tarjeta SIM, una pantalla impermeable colocada en el manillar que el usuario ve mientras conduce, varias nubes y una aplicación para el teléfono móvil. Además, cuenta con varias funciones”, explica Adrián González, CEO de OX Motorcycles, a OMICRONO.

Unas funciones que buscan la seguridad del piloto. La moto incluye un sensor delantero y trasero a 360º que avisan al conductor cuando un vehículo se aproxima peligrosamente a su moto y, de esta forma, previene accidentes. Estos sensores son capaces de analizar con qué peligrosidad se acerca un coche a la moto para que, en caso de detectar que pueda haber un accidente, avisar al conductor haciendo que la maleta del lado por el que se aproxima el otro vehículo vibre.

Por otro lado, Elisa también es capaz de avisar de accidentes. Por ejemplo, “si la moto detecta que ha habido un accidente, manda la incidencia a los servidores de la empresa, que contacta con el conductor. Si pasan 30 segundos y no contesta, se avisa a las autoridades, a las que se les pasa las coordenadas y localización de la moto”, informa el directivo. Incluso este mismo sistema se puede utilizar para saber si se está cometiendo un robo del vehículo.

La última función de Elisa es opcional: “siempre que el usuario quiera, la moto va recogiendo datos continuamente sobre cómo conduce, tanto en eficiencia como en peligrosidad, como si pasa cerca de los coches. Unos datos que se utilizan de manera didáctica”. Al final de mes, el usuario recibe un informe en la aplicación para móviles con el que puede ver su forma de conducir para mejorarla y hacerla más segura. La moto también cuenta con un ‘modo incógnito’ que no recoge los datos, por lo que al activarla tampoco se reciben notificaciones de mejoras de la conducción.

EL ESPAÑOL (14/03/2021)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email