Investigadores de Alemania han logrado convertir un elemento semiconductor en desuso, el germanio, en material superconductor.

1193

Los investigadores buscaban un elemento que presentara propiedades electrónicas predecibles y fiables. Tenía que ser puro desde el punto de vista químico y tener una estructura cristalina perfecta, dado que las impurezas y los fallos, por pequeña que sea su magnitud, pueden repercutir enormemente en la conductividad de un material. Por esta razón en la actualidad se utilizan métodos especiales para producir y depurar el cristal.
El silicio y el germanio son semiconductores puros, es decir, elementos que pueden transformarse en materiales conductores tras añadir átomos ajenos a su estructura cristalina. Este proceso se denomina «dopar». En la investigación referida anteriormente, llevada a cabo en el Centro de Investigación de Dresde-Rossendorf (FZD, Alemania), se doparon muestras de germanio con alrededor de seis átomos de galio por cada cien átomos de germanio. Se escogió el galio por ser más soluble en el germanio que el boro (que se ha utilizado con el silicio en estudios anteriores).
El resultado fue una lámina superconductora de germanio «dopado» de alrededor de 60 nanómetros de grosor. A continuación se realizaron otros experimentos en los que se corroboró la posibilidad de reproducir la superconductividad del germanio y de elevar la temperatura a la que dicho elemento comienza a ser superconductor.

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email