Las empresas tecnológicas se estrellan en Wall Street

73

Actualmente las empresas tecnológicas han caído en una debacle financiera, y se encuentran en una verdadera criba para ver quién realmente vale y quién no, o al menos esa es la impresión que han dado. Hace algunas semanas, los analistas pronosticaban una nueva era de incertidumbre para las empresas tecnológicas en Wall Street, y la profecía se ha cumplido a rajatabla.

Netflix fue uno de los grandes en caer, tras perder 200.000 usuarios en dos meses y alrededor de 30.000 millones de dólares en bolsa, para luego dar paso a otros grandes que, hasta ahora, no han logrado levantar cabeza. La fiebre del oro de las empresas tecnológicas está terminando, y estamos próximos a ver un desenlace: para que los grandes dioses empresarios recuperen el poder que tenían, muchas cosas deberán cambiar y mucho se deberá innovar.

Los grandes de la industria tecnológica están quedándose atrás luego de que el mundo haya visto muchas de sus marramuncias corporativas; en el año 2012, cuando el boom apenas empezaba, Mark Zuckerberg lanzaba Facebook a la bolsa y en poco tiempo se convertía en uno de los grandes multimillonarios del mundo: miles de polémicas más tarde, la renombrada Meta empieza a decaer en popularidad y muchos de sus inversores han empezado a vender por el pánico.

Millones de dólares se han perdido luego de que los tipos de interés que se mantenían bajos para favorecer el endeudamiento han vuelto a subir y con una sola acción la bolsa se ha venido abajo. Es por ello que los novatos deben aprender como invertir en bolsa antes de sumarse a una tendencia, y entender el momento del mercado antes de invertir a ciegas a largo plazo, ya que, como se ha demostrado actualmente, nada, por más masivo que sea, es inamovible.

Los tiempos en que puntocom era una palabra mágica han terminado, y ahora todos pueden acceder a un dominio, lo cual ha hecho que la competencia se vuelva brutal. Muchas de estas grandes empresas se han defendido comprando a dicha competencia, gracias a su poder de endeudamiento.

No nos engañemos, las empresas tecnológicas siguen y seguirán siendo inmensamente poderosas, pero para retener dicho poder deberán cambiar muchas de sus políticas. Hoy, la promesa de Zuckerberg de conectar al mundo parece más una amenaza de crear una distopía digna de una película de ciencia ficción, y esto ha despertado las alarmas de muchos de sus usuarios que se han dado cuenta de la censura dentro de la red social, además de que la propia Amazon, probablemente la mejor parada actualmente, ha tenido problemas serios para mantener el valor de su empresa.

La era de las puntocom ha acabado, y las nuevas palabras clave de la industria: blockchain, inteligencia artificial, machine learning y algoritmo, palabras que las grandes empresas no han logrado entender, porque se han quedado anticuadas: el desastroso algoritmo de Facebook para detectar mensajes de “odio” es solo un ejemplo de la incompetencia de Silicon Valley ante un mundo cambiante al que no han podido amoldarse, al menos de momento.

NOTICIAS DE LA CIENCIA (20/06/2022)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email