Las consecuencias del 1-O todavía se sufren

80

Como consecuencia de la oleada independentista que acabo en la consulta del 1 de octubre. En la región de Cataluña se inició una fuga de capitales, esto ha llevado a que hoy solo suponga un 13% de la tasa de ahorro frente al 15% que llego a ostentar antes del 1-O.

Y es que la realidad es que Cataluña todavía no ha conseguido recuperarse del duro golpe que supuso la secesión, en lo referente a su situación económica, ya que desde el segundo semestre del 2017 se han perdido más de 29.000 millones en la región según los datos del banco de España.

El desafío secesionista de la Generalitat extendió entre los inversores el fantasma de un corralito. Tanto es así, que en los últimos tres meses de 2017, los que sucedieron al referéndum ilegal, la fuga de depósitos fue de 31.399 millones. Una caída histórica que redujo el peso de la región catalana en el ahorro nacional. Ha pasado de concentrar el 15% antes del 1-O al 13%, lejos de las cotas del 20% que llegó a representar en 1997.

Si bien esto fue en parte solventado con la aplicación del artículo 155, y la consecuente reducción de la tormenta política catalana, lo que permitió que la región recuperar de forma neta parte de los fondos perdidos, la realidad hoy es que las consecuencias siguen siendo visibles y les costara recuperarse de seguir con el proceso.

Por el lado contrario, en Madrid se está viviendo un excelente momento, al ser la región que más depósitos concentra, con un total del 29% nacional.

 

Expansión (02/10/18)

Más informaciónaquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email