España creará dispositivo para detectar COVID19 “in situ”

151

Desarrollar un dispositivo portátil, rápido y eficaz para la detección de la Covid-19. Ese es el objetivo de un proyecto que acaban de poner en marcha el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y el Centro Superior de Investigaciones (CSIC) con la financiación del Instituto de Salud Carlos III. El método se basa en la utilización de uno de los hitos de la biotecnología española: la enzima phi29pol, descubierta hace más de 30 años por Margarita Salas y Luis Blanco y que se usa en todo el mundo para amplificar muestras de material genético.

“Es una técnica que permite detectar el genoma del virus incluso en casos en los que la carga viral sea pequeña”, comenta Felipe Cortés, jefe del Grupo de Topología y Roturas de ADN del CNIO, que coordina el proyecto junto con Luis Blanco, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa-CSIC y uno de los ‘padres’ de phi29pol. Pero, además, su principal ventaja es que, al contrario que la PCR, el método de detección más empleado, esta técnica no hace necesario el uso de un aparataje especial ni necesita que las muestras se analicen a una determinada temperatura. En una hora, podría arrojar resultados.

Funciona a temperatura ambiente, por lo que podría utilizarse a pie de calle, en residencias de ancianos, en centros de salud o donde hiciera falta, sin necesidad de que las muestras tuvieran que trasladarse a un laboratorio”, señala Cortés. El equipo ya trabaja en el desarrollo de un kit de diagnóstico que pueda utilizarse.

Las dificultades de diagnóstico son uno de los principales problemas en esta epidemia, señala el investigador, quien confía en que esta tecnología ‘made in Spain’ pueda ser efectiva para superar ese escollo.

En realidad, el proyecto que acaba de recibir la financiación del Instituto de Salud Carlos III, se basa en una mejora de phi29pol, desarrollada por Miguel de Vega (CBMSO-CSIC), quien participará también en este proyecto junto con la empresa 4basebio, que posee la licencia de explotación de la nueva versión

Según explica Cortés, a lo largo del próximo mes los investigadores trabajarán en la optimización de la detección del genoma vírico para, posteriormente, poner a punto del sistema. “Esperamos que esté listo antes del próximo otoño, por si hubiera un rebrote de la epidemia”, comenta el científico del CNIO.

De cualquier manera, Cortés recuerda que la tecnología sirve para la detección de cualquier ácido nucleico, por lo que podría adaptarse para la detección de otros virus y bacterias e incluso para realizar una monitorización de superficies.

Cortés, que es cauteloso antes de tener los resultados en la mano, espera que el proyecto permita agilizar los diagnósticos mediante una tecnología rápida, portátil y que no depende de proveedores externos.

EL MUNDO (21/04/2020)

Más información aquí 

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email