Científicos imprimen corazones que latirán más allá del laboratorio

104

Científicos del Instituto Wyss de Harvard (Estados Unidos) acaban de anunciar que han desarrollado una nueva técnica que utiliza células humanas vivas para “imprimir” tejido cardíaco funcional para un corazón artificial en 3D, una innovación que podría salvar miles de vidas.

La gran ventaja de este descubrimiento reside en que el nuevo tejido cardíaco, cultivado en laboratorio, late igual que un corazón humano normal y viene equipado con los vasos sanguíneos que necesitará para sobrevivir una vez que se trasplante en un paciente.

Sobre el sistema español de trasplantes

A ningún usuario de la sanidad española se le informa de cuánto van a cobrar los profesionales por atenderle. No estaría mal hacerlo. Se quedarían estupefactos

Esta técnica, conocida como escritura sacrificial en tejido funcional o SWIFT, ha de ser probada previamente en ratones y otros animales antes de poder ser utilizada en humanos. No obstante, los pronósticos son muy halagüeños.

Si funciona para el tejido cardíaco, los expertos señalan que esta técnica podría extenderse y podría ser utilizada para imprimir en 3D hígados, riñones y cualquier otro órgano fundamental.

“Creo que será un paso hacia adelante para la bioimpresión”, señaló Jennifer Lewis, profesora del Instituto Wyss y una de las autoras principales del artículo sobre la técnica, citada por NBC News.

Lewis y sus colegas encontraron una manera de agrupar las células vivas y mantenerlas lo suficientemente unidas como para replicar la densidad del cuerpo humano. Al mismo tiempo, tallaron pequeños túneles entre las células para imitar los vasos sanguíneos que se necesitan para suministrar oxígeno vital y otros nutrientes.

Hasta la fecha, los científicos habían sido capaces de imprimir en 3D la estructura básica de un corazón utilizando células madre humanas. Por separado, también habían hecho pequeños canales que al desaparecer, creaban una estructura vascular para apoyar el tejido vivo. Con esta nueva técnica, se logra un tejido cardíaco que late continuamente durante una semana, según Lewis.

“Paso importante”

“Este es un avance ingenioso, un paso en la dirección correcta para generar tejidos más grandes”, afirmó Melissa Little, directora del Laboratorio de Investigación del Riñón en el Instituto de Investigación Infantil Murdoch en Melbourne (Australia).

Little ha reconocido que las diminutas venas en el tejido 3D aún no están recubiertas por una capa delgada de células protectoras, algo típico de un sistema vascular humano, pero agregó que la nueva investigación es “un paso importante” para un tejido funcional artificial.

El Confidencial (25-09-2019)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email