Ante la crisis del covid-19, Airbus instalará sensores con biotecnología

175

Airbus y Koniku Inc. desarrollan una solución para la detección, seguimiento y localización -sin contacto- de sustancias químicas, explosivos y peligros biológicos en aeronaves y aeropuertos. Esta tecnología podría significar un gran avance en términos de seguridad para la aviación. Actualmente, los protocolos para la detección y mitigación de estos riesgos dependen en gran medida del factor humano y el equipamiento utilizado tiene vulnerabilidades ante ciertas amenazas.

Estas dos compañías habían firmado un acuerdo de cooperación en 2017, aprovechando la experiencia de Airbus en la integración de sensores y el conocimiento de las industrias de la aviación y la defensa; así como los conocimientos en biotecnología de Koniku, para la detección automatizada y escalable de compuestos orgánicos volátiles (a través de su plataforma Konikore™). En un principio, la tecnología se centraba únicamente en sustancias químicas y explosivos a bordo de las aeronaves y en los aeropuertos. Sin embargo, a la luz de la crisis de COVID-19, se está adaptando ahora para incluir la identificación de los peligros biológicos.

Basada en el poder de detección y cuantificación de olores que se encuentra en la naturaleza, la solución técnica, desarrollada para cumplir la rigurosa normativa de seguridad en aeronaves y aeropuertos, utiliza receptores de olores con ingeniería genética que producen una señal de alarma cuando entran en contacto con los compuestos moleculares del peligro o la amenaza que han sido programados para detectar. Las pruebas “in situ” del sistema están previstas para finales del 2020.

El desarrollo de Airbus y Koniku es solamente una de las aplicaciones de biotecnología que se han ido tomando poco a poco la industria aeronáutica. En principio, cada vez más aeronaves vuelan con biocombustibles alrededor del mundo, que generan menor huella ambiental. Por otro lado, se ha evidenciado el desarrollo de múltiples soluciones biométricas en las áreas de migración, embarque y seguridad aeroportuaria. Ahora, una solución para la detección de amenazas químicas y biológicas es un paso hacia el desarrollo de la nueva era de la aviación.

Transponder 1200 (11/05/2020)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email