Móviles básicos para desconectar del trabajo

15

Un pitido, otro, y otro más… Vivimos esclavos del móvil y a medida que aumenta el número de aplicaciones con distintos servicios, crece el número de avisos y alertas en el dispositivo. Esto lo descubrimos con toda su crudeza cuando nos olvidamos el móvil en casa o en nuestro destino no hay cobertura: de pronto recuperamos la paz. Es precisamente en este aislamiento donde unos emprendedores suizos han encontrado un nicho de mercado presentando un móvil que sirve para hacer llamadas y poco más. Una opción alternativa y que podría parecer casi suicida en un mundo cada vez más conectado, pero su fundador, Petter Neby, ve una oportunidad de negocio entre un nicho de usuarios que comienzan a ver el móvil más como un problema que una fuente de soluciones.

MP01 es el primer móvil de Punkt, la empresa fundada por este suizo y que reivindica el origen de la utilidad de cada producto. Es decir, si un despertador tiene que despertar a su usuario, que haga sólo eso y que lo haga bien ¿Un móvil? Nació para facilitar que las personas hablaran entre ellas desde cualquier lugar así que debe ser capaz de hacer eso con nota, pero nada más. Se trata de un móvil que no superaría ninguna reunión de producto en una empresa: carece de pantalla táctil, carece de teclado, no se pueden instalar aplicaciones, y de hecho, sólo sirve para hacer llamadas.

En realidad, hay trampa: el MP01 no ha nacido para convertirse en el móvil principal del usuario, sino en un segundo móvil al que recurrir cuando uno termine la jornada laboral. En lugar de decir “lo pongo en modo avión” o “no atiendo a temas de trabajo” cuando llega el esperado fin de semana, la idea es que el usuario apague su smartphone y recurra a la simpleza extrema de este dispositivo. ¿Qué tiene de especial? En realidad, en donde destaca es en sus carencias: sólo sirve para hacer llamadas y de hecho, por no tener, no tiene ni pantalla en color. El MP01 resucita los botones numéricos físicos (idóneos para marcar los números de teléfono) y quien se aventure a enviar un SMS deberá acostumbrarse al mítico teclado T9 (el que emplea grupos de caracteres ‘abc’). Pero tanta carencia tiene que tener también sus ventajas: el móvil se debe cargar “de cuándo en cuándo”, o más o menos un par de veces al mes.

El País (09/05/2016)

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2016/05/04/actualidad/1462350474_213968.html

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email