Seat emite sin descanso respiradores desde su planta de Martorell

159

Cómo han cambiado las cosas en nuestro país -y en el resto del mundo- desde que explotó la crisis del coronavirus. La parte positiva -si es que la hay- de esta emergencia sanitaria son las muestras de solidaridad que se han podido ver en múltiples sectores. Y uno de ellos es el de la automoción, que se ha implicado en la causa, cediendo vehículos, material de protección e incluso fabricando mascarillas o respiradores.

Tal es el caso de Seat, en cuya planta de Martorell se están produciendo temporalmente respiradores para los centros hospitalarios. La línea de montaje del modelo superventas León presenta un aspecto inédito, puesto que de allí ya no salen automóviles sino el citado material médico. Y esta transformación de la fábrica se ha realizado en un tiempo récord gracias al intenso trabajo de numerosos empleados de la compañía.

“La motivación de todas las personas que participamos en este proyecto es ayudar de la manera que nosotros sabemos, que es fabricar en serie un equipo, esta vez para salvar vidas”, ha afirmado Nicolás Mora, miembro del área de producción de Seat Martorell.

Antes de llegar a esta fase de producción, un equipo de ingenieros -en colaboración con Protofy.XYZ- comenzó sin descanso el diseño de varios prototipos -13 en total-, hasta llegar al modelo final. Con engranajes impresos en Seat, ejes de cajas de cambios y el motor adaptado de un limpiaparabrisas lograron dar forma al producto definitivo, denominado OxyGEN.

“Modificar una línea que fabrica un subchásis, una pieza de coches, y poder transformarla y fabricar respiradores ha sido un trabajo arduo en el que han estado implicadas muchas áreas de la empresa y lo hemos hecho en el tiempo récord de una semana”, comenta Sergio Arreciado, del área de Ingeniería de Procesos de SEAT.

Cada respirador cuenta con más de 80 componentes electrónicos y mecánicos y pasa un exhaustivo control de calidad con esterilización de luz ultravioleta. En estos momentos, un respirador está sometido a un test de larga duración dentro del proceso de homologación. Mientras, la línea sigue en funcionamiento gracias a muchos empleados que han puesto en este proyecto más que horas de sueño. “Con solo saber que hemos intentado ayudar a salvar una vida, todo este trabajo habrá valido la pena”, comenta Francesc Sabaté, de I+D de Seat.

Según informa la marca del grupo Volkswagen en un comunicado, el resultado de este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración solidaria de sus empleados y a la de muchas empresas y entidades a las que SEAT quiere agradecer su implicación, especialmente a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

LA VANGUARDIA (31/03/2020)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email