Robots distribuidores a domicilio de Dia y Telepizza

126

Pedir comida a domicilio en un supermercado o en un restaurante es una realidad ampliamente extendida en España. Lo de siempre. El consumidor llama por teléfono o accede a la aplicación, pide lo que quiere y un repartidor se lo lleva a casa con la mayor premura posible. Pero imagine que ya no es una persona, sino que es un robot que le lleva hasta la puerta de su domicilio el pedido.

Esta realidad, que hasta el momento sonaba más a una película futurista de ciencia ficción, ha llegado este martes a España a revolucionar el consumo a domicilio. Y es que en Alcobendas, un municipio al norte de Madrid, Goggo Network, en alianza con el supermercado Dia o el restaurante Telepizza, ha decidido poner en marcha un proyecto pionero en el que unos robots le llevarán la compra o el pedido a casa a una velocidad de entre 5 y 7 kilómetros por hora, “la velocidad media de un peatón”, ha explicado Eduardo Uriarte, VP de tecnología de la empresa, a los medios de comunicación.

Lo ha hecho este martes durante la presentación de estos robots. En ella, EL ESPAÑOL ha sido testigo de cómo son estos peculiares aparatos y de cómo funcionan. Sara Nicolás, responsable institucional de Goggo, ha hecho un pedido a través de su teléfono móvil, cuyo número, como siempre, se tiene que vincular a cualquier aplicación. Como ocurre con cualquier app de envío a domicilio. Y ahí ha empezado la magia del futuro.

El robot, que tiene una forma de prisma rectangular con cuatro ruedas, ha iniciado su andadura por las calles de Alcobendas. Su destino: el supermercado de Dia más cercano. Durante el trayecto, esta peculiar caja automática con ruedas debía superar varios obstáculos. Para empezar, el robot ha buscado las rampas por las que puede circular, ya que, de momento, aún no tiene la capacidad subir o bajar escalones. O, también, cruzar dos pasos de peatones.

Pero el robot ya sabía por dónde tenía que circular y por dónde no podía hacerlo. ¿Cómo? “Hemos hecho un mapeado de un área de 2 kilómetros cuadrados”, ha contado Uriarte, por lo que estos robots repartidores reconocen las calles que hay dentro del mapa para poder circular. De hecho, los robots sólo podrán repartir dentro de esta área la localidad madrileña. De momento, es un proyecto piloto que se encuentra en fase de prueba.

Sea como fuere, el robot inició su andadura perseguido por una horda de periodistas, cámaras y fotógrafos intrigados por el aparato. Pero él, como buena máquina, permaneció incólume pues su único objetivo era llegar al almacén del supermercado Dia del número 25 de la avenida del Doctor Severo Ochoa, en Alcobendas. Allí le esperaban los trabajadores de Dia con el pedido listo: galletas y café.

El robot se detiene ante ellos y, usando una tecnología a la que tienen acceso exclusivo, abrieron el compartimento de la caja con ruedas para depositar la compra. Así, el aparato, sabiendo que llevaba el pedido en su interior, inició su camino de vuelta, hasta Sara para llevarle lo que había pedido.

Cuando llegó nuevamente, ella, usando la aplicación, le pidió al robot que se abriera para poder recoger el pedido. Sólo podía hacerlo a través de la aplicación por ser la consumidora final. Ninguna otra persona podría abrir el robot.

La puesta en marcha del servicio que ofrecen estos robots, por otra parte, se produce después completar con éxito la fase piloto iniciada en julio en la localidad madrileña, en la que se verificó la seguridad del servicio para los peatones y el conjunto de la ciudadanía. De esta manera, y desde esta mañana, los primeros robots de reparto autónomo de Goggo Network han comenzado a recoger pedidos desde Dia y de un restaurante de Telepizza de la localidad -sólo en algunas franjas horarias- para hacer las entregas al consumidor. Estos pedidos se realizan directamente a través de las apps de ambos colaboradores, como cualquier otro.

“Estos robots, que se caracterizan por contar con la última tecnología, entre la que destaca sus sensores externos –cámaras, radares, sensores de ultrasonido– e internos que permiten al robot ubicarse y reconocer el entorno en tiempo real con total precisión, garantizando así la máxima seguridad”, explican fuentes la empresa.

La apuesta por este tipo de reparto autónomo fomenta el desarrollo de las ciudades, tanto en cuestiones medioambientales, dado que los robots son 100% eléctricos –con una batería que dura hasta 12 horas–, como en el aspecto económico, generando puestos de trabajo cualificados relacionados con la supervisión y operativa de estos robots.

El lanzamiento de esta operativa en Alcobendas, por último, marca un hito en el sector de la logística autónoma, ya que, por primera vez, los habitantes de una ciudad española podrán disfrutar de este servicio. En breve, Goggo Network anunciará la llegada de nuevos negocios que se sumarán al proyecto con el objetivo de satisfacer las necesidades de los consumidores.

EL ESPAÑOL (25/10/2022)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email