Las consecuencias tras la retirada del veto a Huawei

229

Tras retirar el veto comercial impuesto a Huawei desde estados unidos, la compañía china podrá reanudar la compra de suministros necesarios para su actividad comercial a compañías norteamericanas, aunque esta retirada es realmente parcial, ya que desde la Casa Blanca no han dado una autorización total como se puede apreciar con la decisión de mantener vetada la comercialización de la tecnología 5G del gigante Chino en suelo estadunidense.

En concreto, el principal asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, ha anunciado que el Gobierno de Trump mantendrá la prohibición de la comercialización de las redes y tecnología de Huawei en el país, pues aún teme que conexión china pueda ser usada como elemento de espionaje al servicio del Gobierno de Pekín.

“La política de Huawei con respecto al 5G en este país no ha cambiado, eso no ocurrirá con Huawei en este país. Lo que hemos hecho es básicamente permitir que Huawei venda chips, que son pequeños componentes tecnológicos y no tienen ningún impacto sobre la seguridad nacional”, subrayó Navarro.

Más allá del 5G el asesor explicó que la empresa china podrá vender pequeños componentes a empresas estadounidenses como fruto de la reciente tregua comercial. “Todo lo que hemos hecho, básicamente, es permitir la venta de componentes a Huawei. Estos son elementos de tecnología más baja que no afectan la seguridad nacional en absoluto”, explicó el asesor.

Navarro ha explicado además en una entrevista a la CNBC que la negociación de los términos finales del acuerdo con Huawei aún no se ha cerrado.

“Es un proceso muy complicado. Teníamos un acuerdo de más de 150 páginas con siete capítulos diferentes” en el momento en que comenzaron las negociaciones, esa es “la base para seguir avanzando ahora”. Y es que ayer mismo comenzaron a reunirse para tratar de detallar la guía del Departamento de Comercio de los EEUU que determine la situación en la que queda ahora Huawei en EEUU.

Otro de los puntos que no han quedado claros desde la Casa Blanca y que afectan directamente a Huawei, será la relación de esta compañía con el sistema operativo de móviles Android, una decisión que afectaría a la división móvil de Huawei, la cual es una de las vías de facturación más importante.

Aunque la intención del presidente es descongelar la actual situación, Huawei ha reconocido que se encuentra ante la expectativa de si podrá usar Android, o no, en un futuro. “Reconocemos los comentarios del presidente Trump relacionados con Huawei durante el fin de semana, pero esperaremos la decisión del Departamento de Comercio, pero no tenemos nada más que agregar en este momento”, indicó Tim Danks, vicepresidente de administración de riesgos y relaciones con los socios de la compañía.

Entre los elementos a favor que cuenta Huawei está la propia Google. La compañía se encuentra haciendo lobby en la Casa Blanca advirtiendo que una fragmentación mayor de sistemas operativos al margen de Android sería una situación aún más peligrosa para la seguridad nacional.

De momento Huawei ha confirmado los móviles que se actualizarán a la última versión del sistema operativo de Google, Android Q, así como ha explicado que los parches de seguridad se seguirán recibiendo en éstos.

 

El Economista (2/7/19)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email