La vacuna anti Covid hecha en España es eficaz un 100% en ratones

117

Hace unas semanas, Mario Mellado, inmunólogo y director del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), adelantó que la vacuna española desarrollada por los virólogos Mariano Esteban y Juan García Arriaza en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) mostraba una eficacia del 100% en los ensayos con ratones. Unos resultados esperanzadores que ahora han sido publicados en Journal of Virology. “Hemos observado que el candidato vacunal MVA-CoV-2 genera una respuesta inmunitaria robusta con producción de anticuerpos neutralizantes y activación de linfocitos T en ratones”, asegura Esteban en un artículo publicado en la prestigiosa revista. “La vacuna confiere una protección del 100% contra el SARS-CoV-2 en un modelo de ratón humanizado susceptible a la infección por SARS-CoV-2, lo cual es muy importante”, ha concretado su colega Arriaza en una nota difundida por el CSIC.

Sobre el desarrollo de la vacuna, se utiliza una variante del virus que sirvió para erradicar la viruela. La agencia estatal española explica en su comunicado que el virus vaccinia modificado de Ankara (MVA), “ha sido modificado para expresar la proteína S completa del SARS-CoV-2, que es la llave que permite la entrada del coronavirus en las células humanas”. “Incorporada en el vehículo MVA, esta proteína se produce tan pronto como el virus penetra en la célula y es la que enseña al sistema inmunitario cómo debe reconocer al coronavirus real y cómo debe eliminarlo”, añade.

El dato más importante de la investigación es que la vacuna produce “altos niveles de anticuerpos IgG específicos frente a la proteína S del coronavirus y a su dominio de unión con la proteína ACE2 que sirve de receptor de las células humanas”. Además, el estudio ha demostrado que la administración de una o dos dosis otorga una protección del 100% a los ratones humanizados contra la enfermedad y letalidad del SARS-CoV-2. Y con dos dosis se produce una inhibición completa de la replicación del virus en los pulmones. “Estos resultados demuestran que la vacuna para la COVID-19 basada en el vector MVA produce una inmunogenicidad robusta y una eficacia completa en modelos animales, y respaldan su futura aplicación en ensayos clínicos”, indican los investigadores en el artículo.

El CSIC tiene un convenio con la biotecnológica española Biofabri, que ha ofrecido sus instalaciones para desarrollar la vacuna en condiciones de uso para seres humanos. El siguiente paso, por tato, será recibir la autorización de la Agencia Española del Medicamento para empezar las fases clínicas I y II de los ensayos clínicos, que podrían comenzar en unas semanas. Con este calendario, la vacuna no estaría lista hasta finales de 2021.

En esta línea, el CSIC ha informado de que la empresa Biofabri está fabricando los lotes GMP (Good Manufacturing Procedures, por sus siglas en inglés) que serán utilizados en esas pruebas clínicas y de que ya tiene definido el proceso industrial para la fabricación de lotes comerciales tan pronto como la fase de desarrollo clínico concluya.

Debido a su complejidad, el proceso de creación está siendo mucho más lento y resulta más complicado negociar con empresas dispuestas a desarrollarla porque se utiliza una tecnología muy específica que pocas compañías pueden asumir. La última información fue que había interés de una empresa en Bélgica: “Estamos en conversaciones con ellos y espero que el camino se allane pronto”, aseguró Mellado.

AS (21/01/2021)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email