La tecnología que usará Colgate para apurar el dentífrico

120

Hace ya casi una década, en 2012, investigadores del MIT lograron un Santo Grial: inventaron un recubrimiento para la parte interior de los botes de ketchup que conseguía que la salsa se deslizara hacia afuera y no quedase nada dentro. Adiós a exprimir el envase y salpicarnos intentando sacar hasta la última gota.

Parece ser que esa bendición se va a usar ahora en tubos de pasta de dientes. LiquiGlide, la compañía surgida del Grupo de Investigación del MIT para desarrollar formas de fabricar y comercializar la tecnología, ha anunciado dos cosas: una nueva ronda de financiación de 13,5 millones de dólares y una nueva asociación con Colgate.

La marca de dentífrico acaba de presentar para los consumidores en Europa un nuevo envase reciclable, transformable, transparente y de PET desarrollado en asociación con LiquiGlide para que se pueda exprimir hasta la última gota del producto con el mínimo esfuerzo.

No tenemos ninguna duda de que en tu cuarto de baño ha habido más de una vez un tubo retorcido del que esperabas todavía sacar pasta de dientes -y también estamos seguros de que cuando te rendiste todavía quedaba dentro mucho que rascar, pero era inaccesible-.

¿Cómo consiguen que baje la pasta de dientes? Por explicarlo de una manera fácil, la tecnología patentada de la compañía elimina la fricción, permitiendo que los líquidos gruesos y de movimiento lento fluyan con facilidad. Esa ‘magia’ se consigue gracias a un innovador proceso.

Los químicos e ingenieros han sabido cómo crear materiales y superficies superhidrófobos durante años. Las superficies texturizadas con patrones microscópicos complejos crearán un colchón delgado de aire que permite que los líquidos se deslicen fácilmente en lugar de pegarse, pero las superficies hidrófobas generalmente no funcionan con líquidos más espesos y viscosos que no fluyen tan fácilmente. Los materiales superhidrofóbicos también suelen estar hechos de materiales que no son seguros para los alimentos y, con el tiempo, pueden degradarse y volverse menos resbaladizos, lo que reduce su eficacia.

Los creadores de LiquiGlide, los profesores del MIT Kripa Varanasi y Dave Smith, idearon un enfoque mejor que resuelve el problema de sacar todo el ketchup de una botella. Se aplica un patrón texturizado a una superficie determinada, que luego se trata especialmente para cambiar la química de su superficie.

Luego se introduce un líquido con una formulación personalizada, que no solo llena todos los espacios en las texturas microscópicas, sino que también crea una capa delgada en la superficie que es increíblemente resbaladiza. Los materiales que entran en contacto con él, como el ketchup, se deslizan fácilmente porque en realidad nunca hacen contacto con el material de la superficie subyacente, ya sea metal, plástico o vidrio, solo con esa fina capa de líquido.

Otra ventaja de LiquiGlide es que la capa líquida puede estar hecha de materiales comestibles aptos para alimentos. Ese fue el verdadero cambio de juego de la tecnología, y también la razón por la que la compañía ha podido forjar asociaciones con marcas como Colgate.

Los primeros productos de Colgate que incluyen LiquiGlide son una nueva línea de pasta de dientes Elixir con tres variedades distintas, que incluyen Colgate Elixir White Restore (blanco) con tres ingredientes blanqueadores, Colgate Elixir Gum Booster (rosa) para encías y esmalte y Colgate Elixir Cool Detox (negro) que agrega extractos de carbón y coco para un mayor frescor.

20 MINUTOS (28/04/2021)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email