Huelva: Impresora 3D de alimentos de fácil deglución

186

La tecnología mejora a pasos de gigante todos y cada uno de los ámbitos de la vida humana. Y para muestra, un botón: investigadores de la Universidad de Huelva, en colaboración con la empresa alemana Fresenius Kabi Deutschland, han creado una impresora 3D que diseña alimentos para pacientes con dificultades para ingerir comida, como los enfermos de Parkinson.

Este pionero dispositivo podría utilizarse en hospitales, residencias de mayores y hogares particulares para imprimir comida con texturas, sabores y olores específicos según las necesidades de cada paciente.

La citada impresora 3D será de gran ayuda para personas con disfagia, una patología que afecta a enfermos de Parkinson o ciertos tipos de parálisis y que no pueden consumir comidas de determinadas texturas -especialmente líquidos- por riesgo de asfixia o atragantamiento.

Habitualmente, las alternativas consisten en mezclas manuales de líquidos, como agua o zumos, con medicamentos y espesantes para producir batidos o papillas. Éstos son menos apetecibles y las formas y sabores del alimento original son más difíciles de reproducir.

Normalmente, las personas que padecen esta patología tienen severas limitaciones alimentarias en cuestión de texturas, pero también de sabores, formas, colores e incluso olores. Sin embargo, esta impresora 3D puede diseñar, mediante un dispositivo de mezclado controlado por un programa informático, comida semisólida, con texturas personalizadas, que se adapte a las necesidades y gustos del paciente para incrementar su apetencia por los alimentos y remediar carencias nutricionales, según informa la Fundación Descubre en una nota de prensa.

Tras indicar en el programa informático que gestiona el funcionamiento de la impresora 3D las proporciones adecuadas de cada sustancia, ésta produce alimentos con la textura deseada de manera automática y precisa.

De este modo, se reducen tanto los atragantamientos y el riesgo de asfixia de las personas con disfagia, así como las posibilidades de que ocurran errores en la preparación de sus comidas. «Es la primera vez que se construye una impresora 3D con estas características tan concretas para ayudar a las personas con dificultades para comer», explica el investigador de la Universidad de Huelva José María Franco.

OK DIARIO (05/07/2021)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email