El boom de la robótica y la domótica impulsa la FP de electrónica

119

En las clases de Formación Profesional del instituto Martín de Aldehuela de Málaga, los alumnos del Ciclo Superior de Sistemas de Telecomunicaciones e Informáticos han aprendido a montar un control con sensores de temperatura con una Raspberry Pi como cerebro. A 850 kilómetros de distancia, en el aula de robótica de la Escuela Profesional Sagrado Corazón de Logroño, otros alumnos han programado unos pequeños brazos robot que pueden aplicarse para la recepción de uva en una bodega tras la vendimia.

Todos forman parte de distintas titulaciones dentro de la familia de Electricidad y Electrónica de FP, una rama que se ha reconvertido hasta el punto de pasar de parecer ir cuesta abajo en popularidad y matriculaciones a ser vista como un puente seguro hacia el mundo laboral.

“Hubo una época, tras el boom de la construcción, en el que la FP de electrónica perdió bastante interés para los estudiantes que venían de secundaria y el bachillerato. Todo se había enfocado hacia la formación para edificaciones. Hoy por suerte eso está cambiando, pero aquella herencia aún pesa”, cuenta a Xataka Francisco Lorenzo Capel, profesor de Electrónica del Martín de Aldehuela de Málaga que a lo largo de sus 20 años de experiencia ha ido viendo cómo cambiaba el perfil del alumnado, la formación que se les daba y, por supuesto, la tecnología.

Buena parte de este tránsito se debe a cómo la domótica ha impactado en nuestro día a día y la robótica en los procesos de cada vez más industrias. La propia nomenclatura de las titulaciones actuales da una idea de esta evolución. En 2010 los Grados Medios de la rama se denominaban ‘Equipos electrónicos de consumo’ y ‘Equipos e instalaciones electrotécnicas’. Ahora, han cambiado a ‘Instalaciones de telecomunicaciones’ e ‘Instalaciones eléctricas y automáticas’. Unas modificaciones sutiles pero que dejan ver desde el nombre la llegada de la automatización.

El problema -que, como no, siempre los hay- es que el último gran cambio curricular de toda la familia de electrónica en FP se dio hace justo diez años. Y también, que suele ser uno de los grados más caros, lo que hace que rechine en las cuentas de los presupuestos de los centros. “Estamos pasando de querer generar electricistas rasos en cadena a querer formar profesionales que trabajen y programen con robots. Y esos cambios cuestan”, dice Ayesa. Esta es la historia de cómo está yendo ese cambio y cómo ven el futuro los formadores.

Dentro del auge actual de la FP, que ha aumentado su número de alumnos matriculados un 23% en los últimos cinco cursos, la familia de Electricidad y Electrónica parecía haberse quedado atrás a la hora de enganchar nuevos estudiantes… Hasta que apareció la FP Básica.

Las estadísticas del Ministerio muestran cómo todas las titulaciones de esta extensa familia (10 ciclos en total de FP Básica a Grado Superior, más tres nuevos cursos de especialización) han repuntado con fuerza desde que se reformó y se empezó a dejar a un lado el enfoque más ligado a la construcción.

Hoy se tocan títulos que van desde instalaciones de telecomunicaciones y 5G a robótica, domótica o telemedicina clínica. De ellas, Instalaciones eléctricas y automáticas en grado medio, o Automatización y robótica industrial y Sistemas de telecomunicaciones e informáticos en superior son los ciclos con más éxito si nos fijamos en el número de alumnos.

La sensación de que la familia de electrónica asegura empleo ahora mismo está justificada. Según el informe Infoempleo, el 8,9% de las ofertas que requerían algún grado de FP el año pasado solicitaban formación en electrónica, solo por detrás de Administración.

XATAKA (03/10/2021)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email