Crean un tejido anti picaduras de mosquitos

92

El equipo de investigadores norteamericano, dirigido por el profesor de entomología Michael Roe (Universidad Estatal de Carolina del Norte) ha desarrollado un tejido en el que han puesto muchas esperanzas, ya que podría salvar vidas actuando como escudo contra los mosquitos. Según los responsables del hallazgo, su tela anti picotazo podría ser tres veces más resistente que anteriores desarrollos, basados en telas tratadas con insecticida.

La idea del equipo de Carolina del Norte era por cierto hacer innecesario el uso de pesticidas en su tejido anti-mosquitos. Lo lograron empleando una herramienta que puede sorprender: las matemáticas. Tal y como reconoce Michael Roe: “la premisa era no emplear textiles tratados con pesticidas, ya que nosotros mismos podríamos hacerlo renunciando a la química y empleando una simple fórmula matemática”.

Lo que aprendieron es que alcanzar este objetivo dependía de dos cosas. La primera tenía que ver con el tamaño de los espacios porosos entre las fibras de la tela, lo cual determina la distancia que la cabeza del mosquito es capaz de penetrar. El segundo requisito tenía que ver con el grosor de la tela, que a partir de cierto espesor se convierte en una barrera infranqueable.

Para comprobar si el tejido funcionaba, los investigadores realizaron experimentos con mosquitos vivos libres de enfermedades. Básicamente, rodearon un depósito de sangre con materiales plásticos confeccionados según los parámetros predichos por el modelo matemático. Luego contaron el número de mosquitos que habían podido acceder a la sangre.

Probaron varios tipos de material, tanto tejidos como hilados. Uno de ellos por ejemplo era muy delgado (menos de un milímetro de espesor) aunque con un tamaño de poro muy pequeño. Otro, contaba con un tamaño de poro medio, y finalmente un tercer material tenía poroso grandes, pero era lo suficientemente grueso como para que la probóscide del mosquito no pudiera alcanzar la sangre. También realizaron experimentos con voluntarios, en los que estos introducían un brazo protegido con los tejidos experimentales en una jaula repleta de mosquitos.

Tras todo lo aprendido en ambos experimentos, los investigadores desarrollaron una ropa interior ajustada para resistir a los picotazos, realizada con un material delgado. También desarrollaron una especie de camisa de manga larga inicialmente concebida para uso militar que incluía refuerzos en la zona de los hombros y articulaciones.

Tan mal no ha debido de resultar el trabajo cuando los investigadores han recibido una beca del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos para desarrollar aún más el tejido a lo largo de la década siguiente.

Los trabajos para dar con este tejido protector comenzaron en 2016, después de que una epidemia de Zika golpeara Norteamérica. Pero no todo está pensado para los militares, parece ser que los investigadores han creado también un prototipo de un body para niños realizado con el tejido a prueba de mosquitos.

YAHOO NOTICIAS (25/07/2021)

Más información aquí

 

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email