Coronavirus, prueba de fuego para los supermercados online

230

La recomendación de permanecer en el domicilio y limitar las salidas coloca bajo presión al supermercado por internet u ‘online’ y los restaurantes con servicio a domicilio, con un notable repunte de los pedidos en ambas categorías.

Sin embargo, la gestión en los dos sectores es diferente: mientras que el peso de las ventas a través de internet para el supermercado es mínimo -pese a crecer a doble dígito-, para muchas cadenas de restauración ya se ha erigido en un canal relevante a tener en cuenta.

De hecho, Mercadona -cadena líder con una cuota de mercado superior al 25%- ya decidió suspender en Madrid los pedidos por internet que recibía en su web debido a la dificultad para gestionar tanta carga de trabajo, y otras compañías dan servicio, pero a varios días vista.

Uno de los más claros ha sido el presidente del grupo Sánchez Romero -que opera únicamente en Madrid-, Enric Ezquerra, quien ha reconocido que actualmente el sector “no está preparado ni para duplicar siquiera su cuota actual -de ventas a través de internet- porque el modelo utilizado no es escalable ni flexible en el corto plazo”.

En opinión del especialista de la consultora Nielsen Ignacio Biedma, esta situación de emergencia supone “una piedra de toque” para el sector del supermercado por internet, ya que “puede provocar que la gente lo pruebe en masa” y si le gusta el servicio confíe en él más a menudo.

“Hemos visto un repunte tremendo de los pedidos ‘online’ a los supermercados por la crisis del coronavirus, en la última semana de febrero ya crecían un 60%”, recuerda.

No obstante, admite que las empresas del sector cuentan con una capacidad de reparto “limitada” para atender un aumento de pedidos tan repentino, lo que también se traduce en un riesgo de provocar insatisfacción entre los consumidores.

A falta de cifras -ninguna compañía ha aportado datos de los últimos días-, fuentes del sector confirman la existencia de mayor carga de trabajo; además, varios operadores ya permiten entregar pedidos sin que haya contacto físico entre repartidor y cliente como medida de precaución ante el coronavirus.

La penetración de este servicio en la sociedad española -es decir, el número de usuarios que ya lo ha probado- es sensiblemente superior al del supermercado por internet, aunque también arrastra la mala imagen provocada por los conflictos laborales entre repartidores y las empresas.

Aun así, las plataformas insisten en que su negocio sigue en auge debido a un cambio de hábitos que lleva a cocinar menos en casa, especialmente entre las nuevas generaciones, y siguen dando servicio aun en circunstancias difíciles como las generadas por el coronavirus.

HERALDO (14/03/2020)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email