Una tarjeta electrónica facilitará a los trabajadores cualificados ejercer su profesión en un país de la UE distinto del suyo

111

Uno de los retos a los que se enfrenta la UE, y que va a ser cada vez más importante, es la demanda de trabajadores bien preparados y dispuestos a trasladarse allá donde esté el trabajo. Eso será posible solamente si las titulaciones se reconocen por igual en toda la UE de una forma sencilla, rápida y fiable. La Comisión Europea va a resolver ese problema mediante una tarjeta profesional electrónica, que permitirá un reconocimiento más fácil y rápido de las cualificaciones.

Con la tarjeta electrónica los profesionales acudirán a una ventanilla única en lugar de peregrinar de un organismo público a otro para conseguir que se reconozca su titulación en otro país. De esta manera, se simplificarán los trámites y se podrá resolver mucho papeleo a través de Internet.

Además, los Estados miembros deberán revisar el alcance de sus profesiones reguladas y abordar otras cuestiones que surgen con la movilidad, como las competencias lingüísticas o la falta de alertas eficaces en materia de negligencia profesional, sobre todo, en el sector sanitario.

Se trata de modernizar la directiva de 2005 para que la UE se convierta en un verdadero y efectivo mercado único de trabajo que permita a los profesionales establecerse donde verdaderamente sean más necesarios. Se prevé que la demanda de personal altamente cualificado aumente en más de 16 millones de empleos en la Unión Europea de aquí a 2020. Es fundamental establecer ahora las bases.

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email