Rechazo mayoritario a la nueva regulación de la fibra óptica

91

La aprobación, por parte de la CNMC, del proyecto normativo mayorista de los mercados de banda ancha, en el que se plantea que Telefónica abra su red de fibra a sus competidores en todo el territorio excepto en las ciudades donde operan al menos tres operadores, no ha hecho más que recibir críticas. Primero fue Telefónica, la que defendiendo sus intereses, argumentó que esta nueva regulación podría suponer el fin al exitoso programa de despliegue de fibra óptica al hogar que ha hecho que España sea el primer país europeo en cuanto a número de hogares pasados a este tipo de red.

A la multinacional española se le unió después uno de los principales sindicatos del país, UGT, desde donde se sostiene que “el regulador ha vuelto a cometer el inconcebible error de regular sin tener en cuenta las consecuencias de sus decisiones sobre el empleo”, ya que, como ellos mismos argumentan y en la línea de Telefónica, es más que probable que con este nuevo marco legal se produzca una desaceleración o incluso un paro en el despliegue de lineas de fibra óptica, incidiendo de forma negativa en el empleo del sector en general y especialmente en el caso de Telefónica.

Los últimos en unirse a esta oleada de críticas han sido toda una serie de asociaciones de consumidores e internautas entre las que se encuentran: la Asociación de Internautas (AI), la Unió de Consumidors de Catalunya (UCC:), Unión de Consumidores de Galicia (UCGAL), Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (ADECES); la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana (UCCV) y la Unión de Consumidores de Euskadi (UCEUS).

Quiénes vuelven a argumentar que la medida pondrá en peligro la inversión en nuevas redes que son imprescindibles para el desarrollo de la economía digital y para proporcionar cohesión social y territorial, reduciendo la brecha digital. Y consideran que “la reiteración de la CNMC en el modelo que sustentó la competencia de las redes de cobre carece de toda justificación económica, ya que las redes de nueva generación (NGA) constituyen un nuevo mercado en el que todos los operadores gozan de igualdad de oportunidades para extenderlas en el territorio“.

Mientras tanto las compañías Orange y Vodafone defienden la resolución de la CNMC, ya que desde su punto de vista la nueva regulación permite un equilibrio adecuado entre fomento de la competencia e impulso de la inversión y supondrá una certidumbre regulatoria que permitirá la planificación del negocio.

El Economista (23/11/2015)

http://www.eleconomista.es/tecnologia/noticias/7167313/11/15/Seis-organizaciones-de-consumidores-rechazan-la-futura-regulacion-de-la-fibra-optica.html

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email