El rol de las empresas en el desarrollo sostenible

86

En el camino hacia un desarrollo sostenible del mundo, la sociedad funciona como una banda de jazz: cada músico tiene una partitura que debe complementarse con la de los demás. Y son las compañías uno de los músicos principales en los que se va a apoyar el logro de los 17 propósitos que el mundo se ha marcado hasta 2030 y que serán ratificados oficialmente este fin de semana en Nueva York.

Para esta nueva etapa, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) tiene que cambiar definitivamente el concepto “desfasado” de ayuda en forma de donativos para estar incorporada en el funcionamiento interno de las propias compañías. “La RSC es que tú en tu negocio estés contribuyendo al desarrollo. Te interesa que la sociedad prospere, porque cuanto más lo haga más clientes tendrás, podrás pagar más impuestos y la rueda funciona”, apuntó Elena Valderrábano, directora global de Ética Corporativa y Sostenibilidad de Telefónica.

El problema para que esto suceda es que las empresas suelen ser “cortoplacistas”, ya que tienen que rendir cuentas a los accionistas cada 31 de diciembre y resulta difícil incentivar el largo plazo. Pero esto esta comenzando a cambiar. “Porque las compañías sordas que no escuchan lo que pasa fuera, simplemente perecen”, aseguró José Luis Blasco, responsable de Gobierno, Riesgo y Cumplimiento de KPMG en España.

Ángel Pes, presidente de la Red Española para el Pacto asegura que: “Uno de los motivos por los cuales la ONU entiende que hay que incorporar al sector privado es porque la parte en la que se han conseguido Objetivos de Desarrollo del Milenio ha sido fundamental. Ahora lo va a ser todavía más. La inversión necesaria dará un salto de miles de millones a billones de dólares. Esta diferencia solo la puede aportar el sector privado, pero no en forma de donativos o filantropía, sino de proyectos empresariales que tengan un retorno”.

El parlamentario socialista Ramón Jáuregui, sin embargo, se mostró algo más escéptico con respecto a que esto pueda suceder así. “La responsabilidad social es algo voluntario. Algunas lo hacen bien, pero la mayoría no hacen nada. Y hay que empezar por las primeras obligaciones que tiene una empresa: pagar sus impuestos en el país donde opera. Muchas de ellas están realizando políticas fiscales agresivas. ¿Eso es RSC?”, se preguntó.

Es precisamente por eso por lo que muchas de las reflexiones giraron en torno al cumplimiento de las empresas, no solo con la sociedad, sino con sus propios empleados, sus clientes y sus proveedores. De ser así, en opinión de Valderrábano, sería suficiente para alcanzar los ODS.

Esta es precisamente una de las ideas con las que nace el Espacio Sostenible+: ser un foro para que las compañías se incentiven entre ellas a cumplir con la sociedad y consigo mismas.

El País (23/09/2015)

http://elpais.com/elpais/2015/09/22/planeta_futuro/1442933151_879756.html

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email