Glovo distribuirá comida a domicilio mediante robots desde 2022

208

Los robots llegarán en 2022 a la plantilla de Glovo. La plataforma de delivery probará en Madrid un proyecto piloto en el que los pedidos serán transportados por unos pequeños cochecitos durante el primer trimestre del próximo año.

El robot amarillo de Glovo no será el único vehículo autónomo de reparto que se pruebe. También se pondrá en marcha un food truck de Goggo, un coche de la Universidad de la Nebrija y FEM Expert y un dron de Globalvia y eHang

De esta manera, la capital española será la primera ciudad del país en la que se pueda ver este servicio de delivery, que se espera que sea la gran revolución del sector. De hecho, en Estados Unidos y China ya se opera con robots similares.

La compañía catalana se ha aliado con Goggo Network, fundada por el emprendedor Martin Varsavsky, para llevar a Madrid los riders robots. El vehículo autónomo de Glovo alcanza los 5 kilómetros por hora y pesa alrededor de 40 kilos. Además, es completamente eléctrico – con una carga de batería tiene para ocho entregas – y operará en un radio de acción de un kilómetro a la redonda.

El rider autónomo de Glovo solamente operará por zonas peatonales para no poner en riesgo la seguridad de nadie. No obstante, es poco probable que esto suceda ya que cuenta con aprendizaje basado en inteligencia artificial que le permite saber siempre dónde está: qué obstáculos hay, dónde debe parar al haber un paso de peatones…aunque desde la empresa reconocen que en los semáforos todavía tiene dificultades. Por ello, siempre estarán supervisados por humanos, que serán los que entreguen el pedido al cliente.

Por otra parte, el funcionamiento a la hora de pedir no varía. El usuario seguirá usando su aplicación para realizar el pedido y podrá seguir los pasos del robot en tiempo real. Además, los productos que ofrece son exactamente los mismos que cuando el rider es una persona.

El éxito de las plataformas digitales como nuevo modelo de negocio “no puede basarse en estándares sociales bajos”, afirma la Comisión Europea. Partiendo de este punto de vista, el ejecutivo comunitario ha presentado hoy varias propuestas para reforzar los derechos sociales y laborales de los trabajadores de la llamada ‘gig economy’. Entre sus iniciativas figura una directiva que fija cinco criterios, basados en sentencias judiciales emitidas en los últimos años en la UE, para definir si un trabajador autónomo que realice servicios para una de estas plataformas (Uber, Deliveroo, DoorDash, Glovo…) debe ser reclasificado como empleado.

Ya se ha pedido el permiso al Ayuntamiento de la capital para que las primeras pruebas se puedan hacer durante el primer trimestre del año que está a punto de comenzar.

La zona de ensayo será en el distrito de Villaverde, donde se encuentra el sandbox de innovación más grande de Europa – en la segunda fase se probará en Goya –. En este gran espacio se pueden probar innovaciones tecnológicas en entornos controlados, pero con población real, antes de ser comercializadas o implantadas masivamente.

En este sentido, Glovo ha avisado que este proyecto piloto solamente tiene como objetivo probar el uso de robots como repartidores y entender cómo debe ser la regulación futura para este tipo de servicio. Es decir, que no tiene intención de incorporar este servicio a corto plazo.

“Autorizar en pocas semanas pruebas de concepto en una zona acotada nos va a convertir en un punto muy atractivo para que empresas de todo el mundo se establezcan en Madrid”, ha reconocido Ángel Niño, concejal de Innovación y Emprendimiento del Ayuntamiento de Madrid, durante la presentación de este proyecto.

LA VANGUARDIA (16/12/2021)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email