El gobierno, comprometido con la tecnología, invierte en IA

113

El Gobierno destinará 600 millones de euros para promover la inteligencia artificial durante los próximos cinco años. En la presentación este miércoles de la estrategia nacional, el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se ha comprometido a impulsar una treintena de medidas que conviertan a España en un referente en esta tecnología. Aunque no ha detallado ninguna de ellas, ha explicado que la transversalidad económica y social de la inteligencia artificial obliga a situarla en el centro de la agenda pública, sobre todo por el crecimiento previsto a lo largo de esta década. De acuerdo con la consultora PwC, en 2030 aportará 14 billones de euros al PIB mundial, cuando dos años atrás apenas superaba los 1.700 millones.

La estrategia, que forma parte del plan España Digital 2025 presentado a finales de julio, pretende contribuir a las cuatro transformaciones repetidas reiteradamente por Sánchez desde el comienzo de la legislatura: la ecológica, la digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial. Según ha explicado, la inteligencia artificial afronta un salto tan exponencial en el corto plazo que tanto las sociedades como la economía van a cambiar profundamente; y toca estar preparados lo antes posible. “La inteligencia artificial plantea un desafío para todos, incluidas las administraciones públicas y la ciudadanía en su conjunto. Necesitamos contar con la capacidad de adaptación necesaria y abordar con equidad y eficacia un reto de tanta envergadura”.

Las líneas maestras del plan parten de seis objetivos, todos alineados con la Agenda 2030 y algunas recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) —que engloban desde proyectar el español como lengua de referencia para la inteligencia artificial hasta promover un empleo cualificado—. Para dar forma a la teoría, el Gobierno centrará sus propuestas en torno a los seis ejes detallados en la estrategia: impulsar el desarrollo tecnológico e innovador; potenciar el talento nacional y atraer el extranjero; crear plataformas de datos que den soporte a esta tecnología; integrar la inteligencia artificial en todos los estamentos de la cadena de valor; digitalizar la Administración mediante la automatización; y crear un marco ético y normativo que refuerce los derechos y libertades individuales.

Precisamente, este último aspecto, que contará con ocho millones de euros de inversión pública, es especial relevante debido a las constantes dudas que ofrece esta tecnología. No solo por el temor de buena parte de los trabajadores a perder su empleo o por el impacto que tiene en determinados sectores económicos, sino también por la opacidad demostrada en la programación de los algoritmos, la distorsión de la realidad que provocan y la discriminación social que han generado. “A todos nos suscita bastantes miedos e inseguridades. El uso tan extendido tiene múltiples implicaciones éticas y morales. Nos exige procesos y mecanismos de control que protejan valores, libertades, principios y derechos. Que protejan nuestra intimidad”, ha afirmado Sánchez.

Pese a que el plan está redactado en clave española, el Ejecutivo asegura que está alineado con las políticas promulgadas por la Unión Europea, que pretenden competir con China y Estados Unidos, claros dominadores de la inteligencia artificial mundial. La propia presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, comprometió en febrero más de 20.000 millones de euros en la próxima década con la intención de liderar esta carrera. Un proyecto que, en opinión de Sánchez, es de los más ambiciosos de la historia en términos de reconversión económica tanto para España como para Europa.

EL PAÍS (02/12/2020)

Más información aquí

Si te resultó útil...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email