Estrategia Global
Herramientas TIC

Los teléfonos móviles culpables de que los adolescentes duerman menos

Algo está robando el sueño a los adolescentes.

 En el análisis de dos grandes encuestas publicado recientemente, los demás coautores y yo misma descubrimos que, entre 2012 y 2015, el número de adolescentes que declaraba que dormía menos de siete horas diarias había aumentado nada menos que un 22%. Los especialistas en sueño coinciden en que los adolescentes necesitan como mínimo nueve horas de sueño nocturno. Sin embargo, en 2015, el 43% de los jóvenes respondieron que la mayoría de las noches dormían menos de siete horas, lo que significa que casi la mitad de los adolescentes estadounidenses sufren una importante falta de sueño.

¿Qué podía haber elevado la falta de sueño en este grupo de edad a esos niveles sin precedentes? Algunos factores se pueden descartar con facilidad. Por ejemplo, vimos que el tiempo que los adolescentes pasaban trabajando, haciendo deberes y participando en actividades extraescolares había permanecido estable a lo largo de esos años.

Sin embargo, entre 2012 y 2015 se había producido un cambio importante en sus vidas: más chicos y chicas tenían móvil propio con conexión a Internet.

Empieza sirviendo como despertador…

Los adolescentes actuales –a los que yo llamo la “iGeneración”– son la primera generación que vive toda esa etapa de su vida en compañía de un teléfono móvil.

En nuestro análisis comprobamos que la probabilidad de que los que pasaban más tiempo conectados a Internet o a las redes sociales durmiesen menos era mayor. El tiempo que dedicaban a ver la televisión guardaba una relación mucho más débil con la reducción de las horas de sueño, y los que pasaban más tiempo cara a cara con sus amigos o practicando deporte o ejercicio, dormían más.

En cambio, de sus diversas actividades, el tiempo de conexión a la Red había aumentado en la década de 2010 y además guardaba relación con la reducción de las horas de sueño, lo cual lo convertía en la causa más probable de la falta de sueño. Los chicos y chicas de 17 y 18 años –que pasaban más tiempo conectados a Internet que los adolescentes más jóvenes– eran también los que dormían menos. En 2015, la mayoría –el 51%– durmieron menos de siete horas casi todas las noches.

La relación entre el tiempo de conexión a internet y la falta de sueño era considerable. Pasar cinco horas o más al día en la Red (en comparación con una hora) aumentaba el riesgo de dormir poco en más de un 50%. Pasar tres horas al día (también en comparación con una hora), aumentaba el riesgo en casi un 20%.

Los smartphones –un aparato del que, a finales de 2012, disponía la mayoría de estadounidenses– permiten tener acceso móvil e inmediato a Internet. En un análisis como este es difícil demostrar cuál es la causa y cuál el efecto, pero parece mucho más probable que el aumento del uso de esta clase de teléfonos móviles por parte de los adolescentes entre 2012 y 2015 tuviese como consecuencia la falta de sueño que al revés.

¿Por qué los móviles con conexión a la red son la causa de que los adolescentes duerman menos? A diferencia de otros aparatos electrónicos, como los televisores y los ordenadores portátiles, los smartphones (y las tabletas) son fáciles de llevar al dormitorio y de tener en la mano mientras estás en la cama.

ElPaís (04/11/2017)

https://elpais.com/tecnologia/2017/10/20/actualidad/1508510081_732406.html

Si te resultó útil...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario